La importancia de rescatar mascotas de un refugio

Hoy en día, tener una mascota en casa no es nada fuera de lo común. El problema viene en cómo se ha conseguido esa mascota; si bien ha sido comprada o bien ha sido adoptada.

La mayoría de personas por comodidad, o mismo porque están buscando una raza en concreto (cosa que en refugios también se puede hacer) acuden a tiendas de animales a comprarlos. Por desgracia no saben lo que esto puede llegar a suponer o lo que tuvieron que vivir las mamás de esas mascotas para la venta de sus crías o de la suya propia.

Pocas personas saben realmente la importancia que supone que sean las mascotas rescatadas de un refugio. Cuando acudimos a un refugio de animales, podemos ver toda clase de mascotas encerradas en caniles o jaulas de dimensiones muy justas por la falta de espacio. Es triste decirlo, pero es cierto, la falta de espacio para tantos animales allí refugiados es tan inminente que hasta llegan a dar sensación de claustrofobia. Las personas que se dedican a cuidar a estas mascotas hacen todo lo posible y todo lo que están en sus manos para intentar darle todos los cuidados necesarios; aseándolos, estirilizándolos (para evitar más camadas), alimentándolos…  pero la cantidad es tan abrumadora que el cuidado de todos ellos, se les queda grande.

De ahí viene la importancia, a la hora de querer una mascota nueva en nuestro hogar, echar un vistazo en los refugios de animales. No nos viene nada mal, acudir a estos centros a visitar a las mascotas que allí conviven, pues seguro que habrá alguno que nos llene el alma y sea el que realmente queramos meter en nuestro hogar.

Adoptar una mascota es el renacer de una vida

Cómo ya hemos comentado, los esfuerzos de los cuidadores de los refugios acaban siendo en vano por la cantidad de animales allí refugiados.

El nivel de vida del animal en estos lugares se considera pésimo y triste. ¿Qué animal no se merece tener a alguien que le quiera, le dé cariño, lo saque a dar largos paseos y pueda gozar de una buena vida?

Cuando estamos adoptando una mascota, cuando estamos sacando a un animal de un refugio, le estamos dando una nueva vida. Solamente con verles las caras cuando un animal es rescatado de un refugio es gratificante. Sus ojos muestran un brillo de felicidad que es como si nos estuvieran hablando.

Pero por desgracia, pocos animales mantienen aún la esperanza, pues muchos que han salido del refugio, al poco tiempo han vuelto a entrar, bien fuera por no quererlos al cabo de un tiempo o bien, por haber sido encontrado abandonado en algún callejón.

Por ello, deberíamos ser más conscientes con nuestros seres vivos. Deberíamos plantearnos mucho a la hora de tener un animal en nuestro hogar y pararnos a pensar en todas las responsabilidades que conllevan. Y si realmente estamos decididos y no vamos a partirle el corazón a ningún animal abandonándolo más en adelante, no deberíamos dudar en acudir al refugio más cercano y elegir a nuestro nuevo miembro o miembros de la familia.

Noticias de última hora en Vigo

SIGUENOS EN TELEGRAM