El clima lluvioso beneficia la salud ocular

Por o 25/08/2017 | Sección: Salud
El clima lluvioso beneficia la salud ocular

Es por todos sabido que el clima meteorológico puede afectarnos notablemente a nuestra salud. De hecho, los cambios de temperatura, las tormentas, o la escasez de lluvia, concretamente, pueden llegar a suponer un problema para la salud de nuestros ojos.

Un clima seco y en el que la poca predominación de lluvias provoca grandes condensaciones de contaminación puede llegar producir problemas tan serios como el síndrome del ojo seco, sintomatologías tan incómodas como el lagrimeo, picazón, o incluso problemas graves como la visión borrosa. Mientras que los climas húmedos, no solo son beneficiosos para la salud ocular, sino que favorecen el cómodo uso de las lentes de contacto.

Elimina la contaminación y limpia la atmósfera

Un clima templado como es el que disfruta la ciudad de Vigo, con una temperatura anual de media de 14.9° C y con un índice de precipitaciones de 1303 mm, es uno de los ideales para evitar problemas de salud ocular a largo plazo.

Y es que, entre los beneficios de la lluvia, además de los evidentes para la flora y la fauna del planeta, reporta beneficios directos para nuestra salud ocular. Las precipitaciones además de hidratar la piel y el cabello, también hidratan indirectamente nuestros ojos. Mientras que en los climas secos y con mayor índice de viento, es más común que se produzca entre las personas el síndrome del ojo seco (falta de producción de lágrima o poca calidad de la misma).

Además, las precipitaciones de lluvia habituales sirven para limpiar la atmósfera y así evitar que se acumule la contaminación, o que el ambiente contenga índices altos de polen agresivos para la salud.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) confirmó que hasta la cuarta parte de la población mundial padece alergias oculares. La conjuntivitis y los síndromes alérgicos, que producen síntomas como sequedad, escozor, picazón, ojos rojos, lagrimeo constante o incluso la visión borrosa, son las principales consecuencias que se advierten en nuestros ojos a causa de la polución.

Son muchos los factores alérgenos que la lluvia puede llegar a combatir o reducir: el moho, los ácaros de polvo en suspensión o las emisiones de tubos de escape o incluso del humo del tabaco. Aunque, en el caso de que estos agentes agresivos hayan llegado a producir daños considerables en nuestra salud ocular, es recomendable utilizar además lubricantes para la hidratación del globo ocular como las lágrimas artificiales o, en el caso de haberse producido lesión, los medicamentos adecuados prescritos por el médico.

Para la lluvia mejor lentillas que gafas

Precisamente, para evitar síntomas alérgicos es recomendable el uso tanto de gafas graduadas como de gafas de sol, que impidan el contacto de nuestros ojos con la atmósfera y que incluso no incomodan al sufrir síntomas como el lagrimeo constante (incompatible con el uso de lentillas). Además, el uso de las lentes de contacto en climas demasiado secos o ventosos está también desaconsejado, ya que aumenta la sensación de sequedad del ojo.

Sin embargo, en el caso de los climas ricos en precipitaciones, tanto de lluvia como de nieve, es aconsejable usar y comprar lentes de contacto, para evitar empañamientos, reflejos, y deslumbramientos.

Noticias de última hora en Vigo

Comentar noticia

Your email address will not be published.