Cómo hacer jabón casero y que te quede genial

Publicado por o día 04/06/2015 na sección de Hogar

Cómo hacer jabón casero y que te quede genial

Fabricar jabón de forma casera es un proceso muy antiguo que no solo te va a ayudar a sentirte más [email protected], sino que conseguirás resultados increíbles, colaborando con el equilibrio del medio ambiente. Es una manera muy económica para conseguir jabón de calidad y aunque es cierto que no nos ahorraremos demasiado dinero, en estos tiempos cualquier euro cuenta.

Existen muchos métodos para hacer jabón, los más conocidos son en caliente o en frío, pero nosotros hemos escogido este último que es, probablemente, el más fácil.

Guía para hacer jabón casero

– Ingredientes

Necesitaremos diferentes tipos de aceites o mantecas dependiendo del jabón a fabricar y es qué dependiendo de esto, podremos lograr jabones más duros o blandos. Conoce los detalles de cada tipo de aceite y compra aquel que se adapte al jabón que buscas fabricar. Entre los más habituales está el aceite de coco, aguacate, arroz, almendras, cacahuete, .. pero como te decíamos, el uso de uno específico decidirá el tipo de jabón que obtendremos, más blanco o duro y eso ya depende de tus gustos personales.

– Precauciones que tenemos que tener en cuenta

Para hacer jabón tenemos que trabajar siempre en un sitio donde haya bastante ventilación. La sosa caustica puede llegar a ser agresiva con nuestra piel por lo que tendremos que utilizar elementos protectores como unas gafas y guantes. No uses recipientes de metal; solamente aquellos que su composición sea de plástico duro o de acero inoxidable.

Para evitar cualquier problema, utiliza un termómetro para determinar si el aceite y el agua están a la misma temperatura que la sosa caustica. En el caso de que no lo sea no deberíamos seguir adelante.

– Preparación del jabón

El primer paso es coger la sosa cáustica y diluirla directamente en el agua (no lo hagas al revés porque la reacción química puede ser tan fuerte que puede llegar a dañar nuestra piel). La idea es ir haciéndolo poco a poco. Es importante no acercarse demasiado ya que los vapores pueden llegar ser muy tóxicos (con una mascarillas estaremos seguros al 100%).

En ese momento la temperatura de la reacción puede llegar a subir hasta los 80º así que tendremos que esperar a que se enfríe. Finalmente verteremos esta mezcla sobre el aceite asegurándonos que estén a la misma temperatura (o que la diferencia entre ellas no sea mayor a los 5º).

Vamos removiendo poco a poco para evitar que se pueda llegar a cortar el jabón. Si queremos agilizar el proceso podemos utilizar una batidora y utilizarla a la mínima velocidad para evitar que nos pueda llegar a salpicar.

Cuando tenga una textura similar a la de la mayonesa sabremos que ha llegado el momento de parar. Es entonces cuando podemos añadirle colorantes y otros aceites para conseguir efectos muy especiales.

El último paso para hacer jabón es utilizar moldes especiales para darles la forma que deseemos. Dejamos que reposen durante un par de días y después los desmoldamos. Ya tendremos creado nuestro jabón casero y podremos utilizarlo de forma diaria o bien para hacer un regalo especial a cualquiera de nuestros seres queridos.

Se acordarán todos los días de nosotros al disfrutar de la suavidad y dulzura de un jabón casero en comparación con los jabones tradicionales que podemos encontrar en supermercados y tiendas de barrio.