Hoy hablamos con… el director del CESGA

Publicado por o día 01/08/2020 na sección de CSIC,Entrevistas

Hoy hablamos con… el director del CESGA

Mauro Fernández Dabouza es Técnico Superior diplomado en Informática de la Xunta (antiguo analista-programador), posee el diploma del Curso Superior en Dirección de Sistemas y Tecnologías de la Información (FEGAS) y pertenece a la Escala Técnica Auxiliar de Informática y al Cuerpo Administrativo de la Xunta. Ha sido director general del Centro Informático para la Gestión Tributaria, Económico-Financiera y Contable (CIXTEC) de la Consellería de Hacienda y jefe de sección del Centro de Servicios Tecnológicos del Sergas, planificando y coordinando las iniciativas TIC de la Consellería de Sanidad.

En noviembre de 2018 asumió la dirección del Centro de Supercomputación de Galicia (CESGA). ¿Cómo lo presentaría y cuál es su misión?
 
Como la Fundación Pública Galega Centro Tecnológico de Supercomputación de Galicia, una infraestructura creada hace 27 años por la Xunta de Galicia y por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) como respuesta a las demandas y propuestas de grupos académicos y de investigación de Galicia y del CSIC. Su misión es contribuir al avance de la ciencia y la tecnología mediante la investigación y aplicación de computación y comunicaciones de altas prestaciones, así como otros recursos de las tecnologías de la información, en colaboración con otras instituciones, para el beneficio de la sociedad
¿Cómo se organiza y estructura?
 
El CESGA está constituido como una Fundación pública gallega sin ánimo de lucro cuyo órgano de gobierno, el patronato, está formado por representantes de la Xunta de Galicia y del CSIC. La Presidencia del CESGA la ejerce la máxima responsable de la Axencia Galega de Innovación (GAIN), que depende de la Consellería de Economía, Emprego e Industria de la Xunta de Galicia, y la Vicepresidencia, el vicepresidente de Investigación Científica y Técnica del CSIC. Dispone, además, de tres órganos consultivos: un comité científico, conformado por cinco investigadores e investigadoras de prestigio de diversas disciplinas; un consejo asesor, formado por diez gestores e investigadores de diversas áreas de la Xunta de Galicia, del CSIC, y de las universidades públicas en Galicia, así como un comité de acceso. Estos órganos consultivos facilitan y guían la acción del órgano de gestión, formado por el director gerente.
 
¿Qué destacaría de la participación del CSIC en el CESGA?
 
En primer lugar, que data de 1992, cuando por Decreto 6/1992 de 16 de enero se crea el Centro de Supercomputación de Galicia. Por aquel entonces, el CSIC firmó con la Consellería de Educación y Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia un convenio para la construcción del edificio y puesta en funcionamiento del CESGA. Desde entonces, el CSIC ha estado presente en los órganos de gobierno: primero en la Sociedad Anónima de Gestión y desde 2020 en Fundación. De entre las inversiones que ha realizado el CSIC en el CESGA, destaca su participación para la puesta en marcha del Finis Terrae en 2007, que en su día fue uno de los supercomputadores de mayor memoria compartida de Europa. En 2014 se aprobó su renovación, llevada a cabo 2015. En todo este tiempo el CSIC y su comunidad investigadora han sido y continúan siendo uno de los grandes promotores, usuarios y, por tanto, razón de ser del CESGA.
¿Cuánta gente trabaja en el CESGA?
El cuadro de personal lo conforman cerca de 30 profesionales con un perfil científico-técnico y de soporte muy sensibles a las demandas de la comunidad de investigación e innovación.
¿Cuáles considera que son las principales características del CESGA, su carta de presentación?
 
La Fundación está concebida para asegurar que los grupos de investigación usuarios puedan disponer de las mejores herramientas para perseguir y alcanzar sus objetivos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación sin importar cuan ambiciosos sean. El CESGA está integrado por infraestructuras avanzadas de computación, almacenamiento y redes, así como por un equipo de personal científico-técnico de investigación en computación de altas prestaciones y por personal de asistencia, desarrollo y gestión altamente especializado.
¿Su principal contribución a Galicia es, según su opinión?
 
Que los recursos tecnológicos que gestiona y los servicios que provee el CESGA aportan valor y claras ventajas competitivas no solo a los agentes del sistema académico e investigador gallego, sino también a agentes del sistema productivo. Esto permite que tanto grupos de investigación como pymes radicadas en la comunidad gallega puedan competir mejor en los mercados internacionales.
En cuanto a los usuarios, ¿cuáles son los principales, cuántos tienen a día de hoy y qué proporción corresponde al CSIC?
 
El número de cuentas crece paulatinamente desde la entrada en funcionamiento en 1993. En 2019, el número total de cuentas de acceso a los superordenadores fue de 717, y en este grupo se incluyen usuarios de múltiples instituciones académicas, docentes y de investigación, así como de empresas innovadoras. Se estima que 85 de estas cuentas se corresponden con grupos de investigación en centros e institutos de investigación del CSIC, que en el año 2019 consumieron un 22.1% de las horas totales del supercomputador. Los mayores consumos provienen de las áreas de Física Teórica, Física, Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, Ciencias de la Tierra, Modelización Bioquímica, Química Orgánica, Química Física, Astronomía y Astrofísica, Bioinformática, Genética, Ciencia de Materiales o Medicina, lo refleja la horizontalidad y transversalidad de la infraestructura provista por CESGA.
Hablar del CESGA es hacerlo de los superordenadores Finis Terrae I, Finis Terrae II y del futuro Finis Terrae III…
 
Los servidores de computación de altas prestaciones, los superordenadores, son importantes para atender a las demandas de los grupos de investigación. Tanto Finis Terrae I como Finis Terrae II supusieron en su momento un importante salto cuantitativo en las capacidades a disposición de los usuarios de CESGA, y el Finis Terrae III deberá serlo también. Es importante destacar que el primer superordenador del Centro, en 1993, fue el más potente de los entonces existentes en España y ocupó el puesto 146 de entre las 500 instalaciones con mayor potencia del mundo. A lo largo de su historia los superordenadores del CESGA figuraron en la relación TOP500 hasta en 10 ocasiones, llegando a ocupar el puesto nº100 con la instalación del primer FinisTerrae en 2007. En la actualidad, el Finis Terrae III se encuentra en fase de preparación de la licitación y en 2021 deberá estar a pleno rendimiento, a disposición de los grupos usuarios. No obstante, me gustaría destacar que si cabe tan relevante como disponer de potentes superordenadores lo es disponer de una plantilla de técnicos de soporte que en el día a día ayudan a éstos a obtener los mejores rendimientos en los menores tiempos posibles.
Tras 27 años de historia, ¿cuáles son los objetivos para el CESGA a corto, medio y largo plazo?
 
El futuro próximo está ligado a mejorar la infraestructura de HPC con la adquisición del nuevo FinisTerrae III y a actualizar el subsistema de almacenamiento permanente de datos y de redes y sistemas de seguridad, lo que nos permitirá seguir liderando proyectos de cálculo intensivo, de tratamiento masivo de datos y también de inteligencia artificial. También, estamos haciendo un importante esfuerzo en la utilización temprana de los supercomputadores, para que puedan ser utilizados en prácticas y ciclos formativos y generar así un germen de futuros técnicos especializados. A medio plazo, estamos muy comprometidos con las tecnologías emergentes, como la computación cuántica, lo que va en línea con mantener actualizado un conjunto de servicios de alta calidad que aporten valor y claras ventajas competitivas a nuestros usuarios. Otro de nuestros compromisos pasa por seguir avanzando en la optimización de la eficiencia energética del CESGA.

 

Comentar noticia

Your email address will not be published.