La importancia del IMC para estar en plena salud

Por o 04/02/2017 | Sección: Salud
La importancia del IMC para estar en plena salud

El índice de masa corporal es también conocido como índice de Quetelet, un matemático reconocido que allá por el año 1835 escribió un libro que versaba sobre las características antropométricas de la persona.

Evidentemente la intención de Quetelet en aquel momento no era determinar si el individuo padecía obesidad, esto llegó bastantes años más tarde, tal que hasta 1985 no tenemos conocimiento del uso de esta fórmula para este fin.

En base al sistema métrico decimal, el IMC se calcula dividiendo el peso en kilos por la altura al cuadrado. Cabe tener en cuenta que la fórmula utilizada es válida tanto para niños como para adultos y no hay diferenciación alguna en su cálculo en relación al sexo, siendo igual para mujeres y hombres.

En la era de las comunicaciones e Internet como no podía ser de otra manera, si usted está interesad@ existen webs en las que calcularlo, de hecho en calcularimc.org puedes calcular tu imc.

La importancia de esta operación ha ido creciendo con el paso de los años, convirtiéndose en el compañero de especialistas médicos para conocer el estado nutricional de los pacientes y establecer así las posibles problemáticas de salud y su tratamiento.

En base a esto, hay que señalar que el rango de índice de masa corporal considerado adecuado se encuentra entre los siguientes valores, 18,5 y 24,9.

De la misma manera, es importante resaltar el hecho de que el índice de masa corporal medio por países varía de unos a otros, siendo Argentina y los Estados Unidos de América uno de los países en que sus ciudadanos padecen más sobrepeso.

Cuando el peso está por debajo de 18,5 se habla de bajo peso, mientras que el sobrepeso es aquel comprendido entre el 25 y el 29,9. Se habla de problemas de obesidad cuando la persona supera un IMC de 30.

Es por ello que el IMC es un factor muy relevante a la hora de determinar problemas en el metabolismo y en los patrones alimenticios. En niños y adolescentes debe ser utilizado con precaución, puesto que son edades en las que los patrones de crecimiento varían mucho de unos a otros.

Otra de las controversias sobre su modo de utilización surge en los deportistas, pues el IMC no distingue entre masa corporal y masa muscular. Es por ello que en este caso, se juega un poco con los valores dependiendo del tipo de deporte practicado.

De una u otra manera, no cabe lugar a dudas, que el IMC ha supuesto un importante descubrimiento para la medicina, atajando posibles problemas de salud.