Montar un taller mecánico rentable: ¿Qué es necesario?

Por o 01/02/2017 | Sección: Empresas,Motor
Montar un taller mecánico rentable: ¿Qué es necesario?
Compartir en:

Los tentáculos de la crisis financiera apuntan en todos los sectores, y una de las formas más convenientes de echar por tierra sus efectos es montando un negocio propio. Para estos fines, no interesa en la actualidad en qué ramo se instala el emprendimiento, sino que lo más importante es tomar la decisión, sacar los cálculos antes de empezar, y comenzar a trabajar cuanto antes en ese sueño de tener un negocio propio, de ser su propio jefe.

Uno de los negocios más rentables que se pueden emprender hoy en día es el de los talleres mecánicos, o talleres de automóviles o coches. El motivo es tan simple como que la gran mayoría de las personas no tiene el dinero para ir cambiando de coche en coche cada año, sino que, condicionados por la misma crisis por la que se quiere también emprender, necesitan reparar y mantener lo más operativo posible a su coche actual, para ahorrar dinero, y no perder la calidad de vida que brinda tener un coche propio.

Para que eso último pueda ser posible, todos necesitan acudir a un taller mecánico.

Uno de confianza. Uno donde sientan que su coche está en buenas manos. Uno que sea moderno, barato, con una gran atención, y, de ser posible, atendido por su propio dueño, que da un plus de compromiso y confianza. Para tener un taller mecánico, se necesitan ciertas cosas, como las que se enlistan a continuación.

Una buena planificación previa

La planificación previa es la parte fundamental para montar un taller mecánico. Si no se tiene establecida una ruta clara, un camino con sus horizontes nítidos, dará igual ir o venir, o no ir a ningún lado. Por eso, tener en cuenta cuáles son los principales objetivos, la visión de futuro del taller, y los retos que se quieren conquistar, es igual de importante que especializarse en una marca o modelo de coches particular.

La planificación comprende una parte muy importante del negocio: la previsualización.

Esto significa, saber ver en la mente cómo quiere que se vea el taller. Saber imaginarlo terminado, con los clientes llegando, con las personas trabajando en él y las maquinarias funcionando a tope. Esta previsualización hará posible saber qué clase de clientes se quieren atender, qué clase de vehículos se quieren reparar, y hasta dará un bosquejo inicial para la infraestructura del propio taller mecánico.

La planificación antes de iniciar un taller mecánico, y luego de una visualización mental, permitirá entender cuáles son los principales riesgos, los principales competidores, y las principales fortalezas de ese taller respecto a los demás. Estas ventajas serán la piedra angular del éxito del negocio. Y, mientras más ventajas se logren visualizar, más probabilidades de éxito seguro se deberán tener. Planificar. De eso se trata al inicio.

La ubicación de un buen local

Al visualizar el negocio terminado, es inevitable que lo primero que se ha de divisar claramente es el local. A su vez, el local es la parte más importante de un taller mecánico. La ubicación del mismo es lo que hará que los clientes potenciales, o los clientes que se desean recibir, lleguen o decidan irse a otro lugar. La ubicación de un buen local para el taller mecánico comprende la decisión de saber a dónde se quiere llegar, la capacidad máxima de clientes por jornada que se quieren atender, y hasta la especialización que se quiere hacer.

Es decir: si se quieren atender clientes que tengan camiones de carga y autobuses, el local debe ser mucho más espacioso que si, por ejemplo, el taller mecánico está especializado en vehículos Volkswagen Beetle, cuyo pequeño tamaño puede hacer buscar un local más pequeño. Asimismo, y aunque parezca una obviedad, la ubicación del taller pasa por preguntarse a clientes de qué zona interesa atender. Si se quieren atender clientes de toda Cataluña, montar el taller mecánico en las Islas Baleares puede no ser la mejor decisión. En la práctica, si se quiere atender a clientes de Guindalera, en Madrid, colocar el taller mecánico en Aluche no pareciera ser la mejor decisión.

Herramientas duraderas y actuales

Teniendo en cuenta que la mayoría de los talleres se especializan en modelos de vehículos actuales, tener herramientas de calidad y diferenciarse del cliente potencial puede ser lo único necesario para que un taller mecánico tenga el éxito que se estima conveniente. Las herramientas son lo principal para garantizar el funcionamiento de un taller mecánico, y si todas funcionarán de forma independiente, pues, mucho mejor, ya que el personal que labore en el taller será menor en cantidad, pero mayor en las actividades que realmente necesitan de una persona a cargo.

Las herramientas o maquinarias que se necesitan en un taller, pasando de destornilladores, tornos, fresadoras o limas, deben ser totalmente independientes y configurables, para que puedan adelantar gran parte del trabajo manual, y poder atender a mayor número de clientes en un menor lapso de tiempo. La ganancia de un taller mecánico depende directamente de la eficiencia con la que se resuelven los problemas de los clientes. La eficiencia, a su vez, dependerá directamente de la maquinaria que se tenga, o de la que se eche de menos.

Las desmontadoras de ruedas

Una de las máquinas esenciales que deben estar en un taller mecánico son las desmontadoras de ruedas para taller. Su funcionamiento, tal cual lo dice su nombre, es separar a los neumáticos de los rines, sin que esto suponga un daño que pueda afectar irreversiblemente a ambas partes. Las desmontadoras de neumáticos suelen tener como ventaja que se pueden usar con cualquier tipo de neumáticos, sin importar el tamaño. Por eso, cuando un taller mecánico incorpora unas desmontadoras de ruedas sabe que servirá para todo, y no será necesario incorporar otra máquina de este tipo, a no ser que el crecimiento propio del negocio y la afluencia de más clientes obligue a hacer una nueva inversión.

Actualmente, la mayoría de las desmontadoras funcionan de forma automática, usando un compresor de aire y tecnología eléctrica. De esa manera, el esfuerzo físico que debe realizar su operador es mínimo en comparación a las viejas desmontadoras manuales, que, contrario a lo que se piensa, pueden ser igual de útiles en casos específicos como, por ejemplo, motocicletas o camiones grandes.

Un buen equipo de trabajo

Los clientes de un taller mecánico rara vez entran o confían si ven un personal apático, sin ganas de hacer las cosas bien y sin voluntad para ayudar. Es por eso que, aparte de las maquinarias que son esenciales, tener un equipo de trabajo que quiera crecer junto al taller de coches es importante y vital para que el taller sea exitoso, o desaparezca sin dejar rastro.

Tener un taller mecánico con estándares de la máxima calidad posible es necesario en los tiempos que se están viviendo. Un taller es un negocio para toda la vida, y aparte de ser la solución a los problemas económicos al corto plazo, puede convertirse en el sustento familiar, y hasta de las nuevas generaciones.