Tres sectores en los que invertir en 2018

Publicado por o día 21/03/2018 na sección de Economía

Tres sectores en los que invertir en 2018

Las finanzas y la economía son dos ámbitos totalmente líquidos y, siempre, en eterno movimiento. Así pues, lo que durante esta semana puede ser una inversión segura, a los pocos días se puede convertir en una pérdida de dinero. De ahí que los inversores profesionales siempre tengan que estar al tanto de las últimas noticias sobre los mercados financieros. Al final, la información, en este ámbito, significa dinero.

En este artículo analizaremos los tres sectores que, hoy en día, se antojan como los más movidos y rentables de cara a lo que resta de 2018. Aunque, como decíamos, el movimiento en las finanzas nunca tiene fin y la fiabilidad de estos activos nunca estará asegurada.

Vuelve el ladrillo

Ya llevamos meses escuchándolo, pero parece que el 2018 es el año definitivo del nuevo despegue del sector inmobiliario. Cada vez son más las empresas del mundo inmobiliario que salen a la bolsa y los precios de los inmuebles siguen aumentando, lo que supone una buena oportunidad de inversión. Sin ir más lejos, en Vigo el precio de los pisos vivió su segundo año consecutivo al alza desde el último trimestre de 2016.

Las formas de invertir en el sector inmobiliario pueden ser muy diversas, desde las más clásicas y conocidas—invirtiendo en la compra de propiedades o de terrenos edificables— hasta otras llevadas a cabo mediante diferentes canales financieros. Una de ellas, por ejemplo, puede ser la inversión en los títulos bursátiles de empresas inmobiliarias cotizadas en la bolsa, como pueden ser Neinor Homes, Sotogrande o Colonial. Otra opción es la de invertir en los títulos de empresas con una gran exposición al mercado inmobiliario, como las de materiales de construcción, o en firmas constructoras que lleven a cabo proyectos residenciales.

Criptomonedas: bitcoin, ether, XLM…

El de las criptomonedas es un sector en auge. Pese a las recientes pérdidas por parte de casi todas las monedas electrónicas en diciembre de 2017, lo cierto es que el panorama para estos activos sigue siendo positivo. Además, el sector ofrece numerosas opciones entre las que escoger.

La divisa electrónica más popular y reconocida es el Bitcoin, que actualmente cuenta con un valor de unos 8.000 dólares por unidad luego de alcanzar máximos históricos durante el último mes de 2017, cuando rozó los 20.000 dólares. Además de ser la más conocida, también es la criptomoneda que cuenta con una mayor capitalización y liquidez, por lo que suele ser el primer objetivo de muchos inversores.

Sin embargo, existen otras criptomonedas que cuenta con un upside incluso mayor que el del BTC y que pueden suponer una gran opción a la hora de invertir. La más destacada, quizás, es la criptomoneda del proyecto Ethereum, conocida como ether. Ésta fue la criptodivisa que menor porcentaje de pérdidas sufrió durante diciembre de 2017 y cuenta con un potencial alcista importante de cara a 2018.

Otra criptomoneda a tener en cuenta es el XLM de Stellar, un proyecto que merece ser considerado solo por la reputación de los nombres que están tras él: desde miembros fundacionales de PayPal como Keith Rabois hasta algunas de las mentes jóvenes más brillantes del sector, como Matt Mullenweg a Patrick Collison.

¿Se estabilizará el precio del petróleo?

Los recortes en la producción, las olas de frío y las tensiones en Irán son algunos de los elementos que señalaba The New York Times en enero a la hora de explicar la subida estable de los precios del petróleo. De mantenerse esta escalada calma hacia precios más altos, el crudo se podría convertir en un activo muy interesante en el que invertir.

La forma más fácil es operar directamente sobre esta materia prima mediante algún contrato financiero derivado, como los futuros o los CFDs (Contratos por Diferencia). Sin embargo, las compañías petroleras o con gran exposición a este mercado también son una excelente forma de operar en este ámbito.

Aquí, cabe destacar el caso de la petrolera nacional de México, Pemex. Y es que la situación de esta compañía cuenta con varios frentes abiertos: la cercanía de las elecciones mexicanas, la presencia de un tal Donald Trump al otro lado de la frontera y sus propios problemas internos; sumados todos ellos a la inestabilidad de los precios del crudo. Apostar por sus títulos bursátiles puede ser muy beneficioso si la compañía sale airosa de la encrucijada en la que se encuentra actualmente.