Verano, vacaciones y problemas estomacales

Por o 16/05/2018 | Sección: Salud,Turismo
Verano, vacaciones y problemas estomacales
Compartir en:

La época estival es la elegida por muchos para disfrutar de unas merecidas vacaciones. Y cuando llegan las vacaciones llegan los viajes hasta lugares exóticos, quien se lo pueda permitir, los atracones de comida y, en ocasiones, las comidas copiosas y descontroladas.

En esta época del año hay que tener especial cuidado con muchos alimentos, especialmente los que se conservan en el frigorífico o la nevera, pues con las altas temperaturas, se echan a perder más rápido.

Si se viaja hasta lugares exóticos, hay que guardar mucha cautela con la conocida como diarrea del viajero, la enfermedad más común que afecta a los viajeros. Se trata de una dolencia, normalmente afecciones gastrointestinales, que sufren los viajeros por comer alimentos o beber agua contaminada con heces fecales que contienen la bacteria Escherichia coli enterotoxigénica, virus o parásitos.

¿Por qué se sufren más problemas estomacales en verano?

No hay una razón definitiva, pues estos problemas pueden producirse en cualquier época del año. Lo que sí es sabido es que la transición abrupta a otro menú es peligrosa para el aparato digestivo.

Si estómago e intestinos están acostumbrados a una dieta más o menos equilibrada y sana, el paso a una dieta más caótica y descontrolada puede irritar la membrana mucosa del tracto digestivo.

Para evitar el malestar estomacal, los gastroenterólogos recomiendan tomar ciertas precauciones con algunos alimentos. Las frutas y verduras, que son absolutamente necesarias para un desarrollo nutritivo adecuado, deben tomarse con algo de moderación, pues el exceso de fibra cruda irrita el tracto gastrointestinal.

También en verano es habitual padecer “flatulencias” más graves o estreñimiento. Esto se debe a la inflamación del páncreas que se produce por el cólico hepático. Este cólico hepático está causado por el movimiento de las piedras en la vesícula biliar, que genera un dolor agudo en el abdomen superior.

Por esta razón, los alimentos grasos, el alcohol, los platos picantes y los fritos deben ser consumidos con moderación. Estos productos en ocasiones no solo generan dolor agudo, sino también acidez, ardor, reflujo y gastritis.

Para evitar estos problemas, una solución es Bianacid. En Farmacia365días se puede comprar bianacid a este precio, 8,25 euros el bote que incluye 45 comprimidos. Este producto es de los más destacados para solventar problemas estomacales, de ahí que buena parte de las opiniones sobre Bianacid sean positivas.

Los males estomacales no solo incluyen el dolor intestinal, lo que comúnmente se conoce como dolor de estómago, sino también otros síntomas y afecciones como diarreas, náuseas y vómitos.

Las recomendaciones para evitar los problemas intestinales en vacaciones

Una vez conocidas cuáles son las principales dolencias estomacales que se pueden sufrir en verano y las razones que llevan a ello, es el momento de indicar algunas pautas sobre cuál es la alimentación más adecuada en esta época del año.

En primer lugar, resulta fundamental lavarse las manos de manera frecuente, y lavar los alimentos que se van a consumir. Frutas y verduras, pese a la mención anterior, deben conformar la base alimenticia, pues son ricos en vitaminas y sales minerales, también en fibra, aunque hay que vigilar la posible irritación del tractor intestinal.

Una tercera recomendación es tomar abundante líquido, más de dos litros de agua puesto que en esta época del año es frecuente la deshidratación. Así mismo, se debe evitar el consumo de bebidas azucaradas y con cafeína.

Otro aspecto a vigilar bien es la cocción de los alimentos. No se deben consumir productos crudos, salvo fruta y verduras que estén en buenas condiciones. Las legumbres y los cereales ayudan al proceso digestivo. Las carnes, muchas de ellas, son de difícil digestión, por lo que su consumo deberá evitarse en los días más calurosos. Con los mariscos es importante ser precavidos y en cuanto a los alimentos proteícos, variar entre carnes blancas, pollo y pescados.

En esta época, la mejor prevención es tener cudado con la comida que se come y tomar líquido de maner proactiva y constante. Y ante cualquier dolor, la mejor opción es siempre acudir a un médico que revise el estado de salud y ofrezca indicaciones profesionales sobre medicamentos y cuidados especiales. Atender sus indicaciones es la mejor vía para alcanzar una recuperación más rápida.