Especialistas convocados por el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima abogan por “desmitificar” el Esófago de Barrett

Hasta un 30% de la población puede padecer reflujo gastroesofágico y uno de cada diez de ellos puede desarrollar esta complicación.
Publicado por o día 17/06/2017 na sección de Salud,Vigo

Especialistas convocados por el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima abogan por “desmitificar” el Esófago de Barrett

Concienciar a la población de la existencia del Esófago de Barrett y desmitificar esta patología, en la que sólo una muy pequeña parte de los pacientes que la sufren pueden desarrollar cáncer, son los dos objetivos de la Jornada Científica sobre esta enfermedad celebrada hoy en Vigo organizada por el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima dentro de su programa Vithas Aula Salud de formación a la ciudadanía en materia de salud. El Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima pertenece al grupo Vithas que cuenta en toda España con 19 hospitales y 25 centros especializados denominados Vithas Salud.

El Esófago de Barrett consiste en una transformación en el revestimiento interior del esófago (epitelio) causada por el reflujo crónico de los contenidos gástrico y del intestino delgado al esófago. La irritación hace que el revestimiento interior del esófago cambie y se vuelta similar al revestimiento interior del estómago e intestino.

Este tipo de células mutadas, son 11 veces más susceptibles de desarrollar cáncer de esófago que las que no han variado. De ahí deriva la importancia de concienciar a la población de la existencia de esta enfermedad.

Según el doctor David Martínez Ares, especialista en Aparato Digestivo y en endoscopias del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, aproximadamente un 30% por ciento de la población puede padecer en algún momento reflujo gastroesofágico, y hasta un 10% pueden presentar episodios de reflujo varias veces por semana y algunos de estos pacientes pueden desarrollar un Esófago de Barrett. De ellos, una gran parte tan sólo tendrá que hacerse revisiones cada dos o tres años para controlar la evolución de la enfermedad, ya que el riesgo de cáncer es bajo; otro grupo de pacientes desarrollará displasia (células anormales no cancerosas) de bajo grado (leve) -y deberá hacerse controles cada seis meses para mantener detectar precozmente el desarrollo de cáncer, en caso de que este se produzca-.

Tan sólo un mínimo porcentaje de los pacientes con esófago de Barrett (1-2% anual), puede desarrollar una displasia de alto grado (considerada una fase pre-cancerígena) ante la que habrá que extirpar total o parcialmente el esófago para prevenir el cáncer.

Esto no quiere decir, ni mucho menos, que aquellas personas con reflujo gástrico vayan a desarrollar un cáncer de esófago. Tienen que darse, además, factores genéticos y otros ambientales como (sobrepeso, tabaco, o alcohol), que debe de valorar un especialista acostumbrado a diagnosticar y tratar esta enfermedad.

El doctor Martínez Ares, director de Ingaled, que se ha incorporado recientemente a la relación de profesionales que desarrolla su actividad privada en el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, asegura que en los casos en los que se produce una displasia de bajo grado, que deben de realizar endoscopias preventivas cada seis meses, también se aconseja la ablación de la mucosa de Barrett porque, a la larga, resulta menos costoso y evita molestias a los pacientes, reduciendo, también, los riesgos de llegar a desarrollar un cáncer.

Perspectiva del paciente

La jornada científica sobre el Esófago de Barrett, celebrada en las dependencias del Círculo de Empresarios de Galicia, en Vigo, se dividió en dos partes. Una primera, de marcado carácter profesional, centrada en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad en la que tres especialistas de reconocido prestigio -el propio David Martínez Ares, el Dr. José Miguel Esteban López-Jamar del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid; y el Dr. Roberto González Soler, del Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo- analizaron diversos vídeos sobre las distintas técnicas de diagnóstico y de tratamiento del Esófago de Barrett.

La segunda parte de esta jornada -organizada por el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, Ingaled y Medtronic- estuvo abierta a toda la ciudadanía, con la presencia de pacientes y familiares, y contó con una ponencia de Juan Carlos Hernández Corredera, presidente de la Asociación de Enfermos de Esófago de Barrett –ASENBAR, que ofreció una visión de la enfermedad desde el punto de vista del paciente.

A partir de su relatorio, los tres médicos-ponentes participantes en la primera parte despejaron dudas y ofrecieron su experiencia asistencial con estos pacientes que pueden llegar a ser unos dos millones y medio de pacientes en España, aunque tan sólo están diagnosticadas unas 400.000, según los datos de ASENBAR.