La Xunta desarrolla dos proyectos de incubación y cría de puestas de píllara de las dunas y de zarapito real

Como resultado del seguimiento y de las labores de conservación realizados este año, se registraron 80 parejas de píllara y la temporada se saldó con el nacimiento de 154 pollos
Publicado por o día 02/01/2022 na sección de Galicia,Medio Ambiente,Santiago,Sucesos,Xunta de Galicia

La Xunta desarrolla dos proyectos de incubación y cría de puestas de píllara de las dunas y de zarapito real

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda continuará desarrollando durante 2022 dos proyectos con el objetivo común de contribuir a la preservación de las poblaciones de dos especies amenazadas, el zarapito real y la píllara de las dunas, toda vez que en el primero caso, la población nidificante está incluida en el Catálogo gallego y español en peligro de extinción y en el de la píllara, es una de las actuaciones previstas en su plan de conservación aprobado en Galicia.

Esta fue una de las cuestiones que se abordaron en la reunión del Observatorio gallego de la biodiversidad, un órgano consultivo de asesoramiento y consulta en el que participan, además de representantes de la Consellería, especialistas de reconocido prestigio en el estudio y en la investigación de especies terrestres y marinas, así como representantes de las tres universidades gallegas y de asociaciones dedicadas a la conservación de la biodiversidad.

La directora general de Patrimonio Natural, Belén do Campo, fue la encargada de presidir la reunión, en la que también se presentaron los resultados del seguimiento de la píllara de las dunas en Galicia realizado a lo largo de este año y se dio cuenta de la experiencia piloto para la incubación y cría en cautividad de huevos recogidos de nidos de zarapito real.

En este sentido, se informó de que como resultado de los trabajos de seguimiento y de las labores de conservación realizados a lo largo de este año se registraron un total de 80 parejas de píllaras y que la temporada finalizó con el nacimiento de 154 pollos, 22 de ellos resultado de la incubación artificial.

De hecho, hace falta precisar que además de las actuaciones destinadas a la protección de los nidos de esta especie —que se centraron sobre un total de 87, fijando parcelas de exclusión en 66 de ellos y colocando perímetros de protección alrededor de otros 21—, en 2021 también se le dio continuidad a los programas de conservación ex situ que se vienen desarrollando mediante la incubación y cría en cautividad.

Concretamente, estos trabajos se llevaron a cabo en las instalaciones del Centro de recuperación de fauna de Oleiros y consistieron en la incubación de los huevos de nidos recuperados del medio natural puesto que tenían pocas posibilidades de éxito por su situación en la franja intermareal, por el abandono o por la elevada presión humana existente en la zona. De los 22 por lo que nacieron en cautividad, 21 lograron volar y se sumaron a los otros 45 que también lo hicieron de los 132 que nacieron de los nidos observados.

Por lo que respeta al proyecto para la incubación y cría en cautividad de puestas recogidas en la población nidificante de zarapito real en Galicia, la Consellería continuará desarrollando el próximo año esta experiencia piloto, que comenzó ya en 2020.

El objetivo de este proyecto de investigación es optimizar el proceso de incubación y el crecimiento de pitos en cautividad de manera que permita conseguir un incremento de la productividad de, por lo menos, 1,5 volantones —es decir, uno pollo que vuela— por cada pareja, lo que supondría un aumento notable respeto de las cifras inscritas en la población española de zarapitos reales en la última década.

En este caso concreto, el programa de incubación y cría se llevará a cabo en el Centro de recuperación de fauna de Cerdedo-Cotobade, con el apoyo y la participación de técnicos de la Universidad de Santiago de Compostela y de los servicios de Patrimonio Natural de Lugo y de Pontevedra.

En este sentido, Belén do Campo puso en valor la implicación tanto del personal técnico, como de los agentes medioambientales y de los vigilantes de la Consellería. Así, recordó que la preservación de la flora y de la fauna autóctonas forma parte del día a día de estos trabajadores, cuyo labor principal consiste en la protección del patrimonio natural y en eliminar o advertir de los posibles peligros y amenazas que pesan sobre el mismo.

Comentar noticia

Your email address will not be published.