Reformar una vivienda de forma fácil y económica es posible

Publicado por o día 07/03/2018 na sección de Hogar


Son muchas las personas que, por miedo a no contar con presupuesto suficiente para ello, o por no tener tiempo, no se atreven a hacer las reformas que necesitarían en sus casas, o aquellas con las que sueñan para darle nuevos aires a su hogar.

No obstante, siempre es posible realizar algunas sencillas remodelaciones que sin embargo, suponen importantes mejoras y con muy pocos esfuerzo y dinero. Por ejemplo, aplicar una pintura anti humedad, o colocar revestimientos vinílicos.

Buscar una empresa que realice estas y otras labores no es problema alguno. A través de Internet se puede encontrar un negocio de estas características en cuestión de segundos, tan solo ingresando las palabras claves en el buscador. Por ejemplo, escribiendo reformas en Coruña, el usuario accederá a gran cantidad de empresas que realizan estas tareas en dicha ciudad.

Cómo reformar una casa de la forma más sencilla

Pues bien, antes de comenzar la reforma, es fundamental analizar todos los puntos fuertes y débiles con los que cuenta la vivienda. Habrá que estudiar temas como el aislamiento, los conductos o la iluminación. Es importante también plantearse la estética que se desea dar al hogar, así como todos aquellos detalles que se buscan en el interior de la casa.

Para esto es imprescindible preparar un proyecto que se ajuste a las necesidades del caso y al presupuesto con el que se cuenta, evitando así posibles errores en el futuro. Si aquello que se desea hacer supera la capacidad del usuario para llevarlo a cabo, lo mejor es pedir ayuda profesional.

En ese caso habrá que pedir previamente un presupuesto. Hay que tener en cuenta que contratar a un profesional puede parecer más caro, pero lejos de esto, su asesoramiento puede llevar a ahorrar dinero.

Nuevos materiales para la remodelación de una casa

Por otro lado, hoy en día existen materiales que facilitan las labores de remodelación en la vivienda, de tal forma que se puede llegar a evitar por completo las obras. Entre ellos están las pinturas anti humedades o los materiales de PVC, los cuales son tan solo algunos ejemplos de cómo se puede renovar una vivienda sin enfrentarse a escombros ni a grandes obras.

¡No te compliques con las tuberías!

Uno de los aspectos que más preocupa en una vivienda de segunda mano es el estado de las tuberías. Cuando estas son de cobre o de hierro (estas son las más antiguas), conviene revisar su estado y el caudal del agua. En aquellos casos en los que las tuberías estén a la vista, podrán ser sustituidas sin que sea necesario levantar el suelo.

A la hora de renovar el aspecto de las tuberías exteriores, una gran solución puede ser pintarlas del mismo color que la pared, o bien camuflarlas con un mueble alto. Este haría de parapeto de las tuberías verticales.

Pero también es posible regenerar el mal estado de las tuberías a través de soluciones que no precisan de su sustitución. Entre estas, la más novedosa consiste en la aplicación de una capa de resina especial, que cubre el interior de la tubería vieja. De este modo, se crea una segunda tubería por la que circula el agua libre de cualquier residuo metálico.