Academia de geishas: la escuela para aprender el arte de la seducción

Publicado por o día 21/11/2017 na sección de Adulto

Academia de geishas: la escuela para aprender el arte de la seducción

El arte de la seducción de las geishas es milenario y desde tiempos inmemoriales ha estado restringido a Japón, para que se evitarse la extinción de una profesión dan destacada y tan desconocida en los países de Occidentes.

Las escuelas para geishas están a la orden del día; una de las primeras que aparecerían en el mercado se consolidaría en el año 2004, en la ciudad de Ito (a 150km de la ciudad de Tokio). Esta escuela tenía como objetivo dar una serie de cursos breves que versaban sobre cómo las mujeres se podían introducir en una profesión que cuenta con más de 3 siglos de historia a sus espaldas.

La palabra “geisha” es uno de los términos que más se conocen en occidente aunque, paradójicamente, la gran mayoría de los japoneses de las nuevas generaciones no saben explicar exactamente a lo que se dedicaban. Aciertan en cuanto a su descripción, caracterizada básicamente por vestir con kimonos y por ir maquilladas de forma intensa, pero nada más.

Dos claves de las academias de geishas: Arte y espíritu

Las academias de Geisha se han propuesto extender la cultura de la geisha; esto es algo muy importante, y es que la desaparición de la profesión se encuentra en cifras alarmantes: se calcula que hoy en día tan sólo quedarán unas 100 mujeres que se dedican a realizar la profesión, frente a las más de 700 que habían en los años 60.

Otras academias evolución en base a las necesidades de los clientes; algunas de ellas, siempre basándose en las máximas de arte y espíritu, son agencias de escort, en dónde trabajan chicas muy sensuales capaces de satisfacer las necesidades de sus clientes, haciendo que sus mentes lleguen a nuevos planes de realidad. Un buen ejemplo de ello es Geisha Academy.

Una “Mujer del arte”

Geisha es un término que puede entrañar varias traducciones, pero una de las más acertadas es la de mujer del arte. En el ámbito profesional, la geisha se encarga de llevar a cabo labores relacionadas con el entretenimiento, cómo puede ser alegrar una cena o una reunión, un festín, o cualquier otro tipo de situación. Esto lo logrará combinando su presencia con su característico aspecto y mediante sus habilidades artísticas.

Tienen el objetivo de hacer que sus clientes se abstraigan de todo, que puedan alejarse de su día a día aunque sea por un rato. Son embargo, debido a su elegancia, además de a su dominio en las peligrosas artes de la seducción, todo ello derivaría en el mundo del sexo, y así todo el mundo pudiera disfrutar de otras habilidades.

Estas academias, incluso, hasta tienen exámenes finales, en dónde las nuevas geishas se formarán en artes antiguas, pero al mismo tiempo tendrán que mostrar nuevos conocimientos en, por ejemplo, el baile.

Prácticamente nadie suspende en la academia, aunque algunas estudiantes se quejan de estar muy cansadas debido a lo que pesa el kimono y la peluca.