El buen abogado de familia consigue el acuerdo, no machaca una de las partes

Por o 26/11/2018 | Sección: Hogar
El buen abogado de familia consigue el acuerdo, no machaca una de las partes

En cualquier momento de nuestra vida podemos necesitar asesoramiento jurídico en algún tema relacionado con asuntos familiares. Es muy importante saber cómo elegir a un buen abogado: no a uno que machaque a una de las dos partes, si no que busque un acuerdo justo, una conciliación.

Un abogado de familia es experto tanto en divorcios, separaciones o nulidades como en otras áreas más extensas relacionadas con solicitud de medidas paterno-filiales, modificaciones de las medidas establecidas en el convenio, etc.

Si te encuentras en jerez de la frontera, puedes elegir los abogados Jerez del link. Es un bufete formado por abogados con una larga experiencia y especializados en muchas áreas. Se adaptan a lo que necesitan los clientes particulares, empresas, sociedades, etc.

Si todavía no has elegido un abogado, nosotros te echamos una mano:

¿En qué tenemos que basarnos para elegir a un buen abogado?

  • Área de especialización: Antes de hacer nada, es imprescindible que el abogado que vamos a elegir se especialice en la materia y que cuente con experiencia en la misma. Así podremos confiar en que conocerá los procesos y estará puesto al día sobre todas las novedades. Por ejemplo, si hubiera algún cambio en la ley de herencias o de custodia hijos, ellos nos informarían de inmediato.
  • Confianza: La confianza entre abogado y cliente no admite medias-tintas; es decir, que o confiamos en el abogado, o no confiamos, pero no se puede confiar a mitad. El profesional debe ser capaz de ganarse la confianza, y lo debe hacer desde el primer momento.

Debe saber escuchar, puesto que es la única manera real de solucionar este tipo de conflictos y llegar a un acuerdo con la otra parte.

Ahora bien, nosotros también tenemos que poner de nuestra parte: el abogado debería conocer las circunstancias auténticas sobre las que nos va a asesorar.

  • Asesoramiento con conocimiento: Los temas relacionados con el derecho de la familia y rupturas son muy delicados; una ruptura familiar nunca es fácil de asimilar, y cada individuo necesita un cierto tiempo de procesamiento, pudiendo asimilar así mejor su situación y tomando la mejor decisión para su gestión. El abogado de familiar debe mediar en estas separaciones ofreciendo su asesoramiento basado en la experiencia y el conocimiento.

Debe entender lo que busca el cliente, conocer sus pretensiones y extrapolarlas a las posibilidades jurídicas que nos ofrece la ley.

  • Coste: Además de lo anterior, también nos debe indicar claramente el coste de sus servicios, del procedimiento o de las diferentes actuaciones que habrá que llevar a cabo. Si todos estos gatos los conocemos antes del proceso en cuestión, será una muestra de transparencia que mejorará la relación de confianza entre el abogado y su cliente.

Por ello, siempre se recomienda utilizar una hoja de encargo profesional: en ella se especificará lo que se está contratando y cualquier condición que deba quedar clara.

Sigue estos consejos y no te resultará complicado encontrar un buen abogado.

Comentar noticia

Your email address will not be published.