El crecimiento del autoconsumo energético tras el fin del impuesto al sol

Publicado por o día 21/10/2019 na sección de Medio Ambiente

El crecimiento del autoconsumo energético tras el fin del impuesto al sol

El mes de octubre de 2018 supuso el fin del Real Decreto sobre el autoconsumo energético, dictado en el año 2015 por el Gobierno de España. El conocido impuesto al sol, en lugar de fomentar el autoconsumo energético, lo que conisiguió fue desincentivarlo.

El argumento que llevó en 2015 a aprobar este Real Decreto fue cubrir los costes de la red eléctrica general, puesto que la intermitencia de la energía solar no permite desconectarse por completo. Lo que se produjo hasta decretar este fin del impuesto al sol fue un aumento en el coste de instalación y uso que suprimió todas sus ventajas de un plimazo y el ahorro en la factura, puesto que se alargaron mucho los periodos de amortización de la inversión.

Con el cambio de gobierno en 2018 se produjo también un cambio institucional acerca de la postura energética. El nuevo marco sí favorece el autoconsumo energético y ofrece facilidades al sector de la energía fotovoltaica.

El crecimiento del sector fotovoltaico, 5.000 milones de euros

Esta apuesta por la energía fotoboltaica se ha traducido en apenas un año en un impacto positivo para la economía. Según los datos del Informe de la UNEF (Unión Española de Fotovoltaica), la contribución directa de este sector al PIB nacional es del 0,22%, lo que supone en cifras numéricas un total de más de 5.000 millones de euros.

Asimismo, el número total de empleos generados por el sector fotovoltaico aumentó en 2019 en un 19% con respecto al año anterior (superando los 29.000). Dentro del sector, los ingenieros e instaladores profesionales ocupan aproximadamente un 30% del total de trabajadores.

No obstate, a pesar de que la industria solar está creciendo a un ritmo muy alto, sigue siendo una industria joven, y esto hace que sea más complicado identificar a profesionales.

En caso de querer incluir instalaciones fotovoltaicas en casa o a nivel empresarial es recomendable dejarse asesorar por profesionales como los de Geesol, una emprsa dedicada a la instalación de paneles solares en hogares para autoconsumo fotovoltaico. Con los paneles fotovoltaicos lo que se consigue es transformar la luz solar en energía eléctrica.

Todavía son millones de ciudadanos los que no saben diferenciar entre autoconsumo conectado y autoconsumo aislado, cuáles son las ventajas de estas instalaciones o cuál es la legislación que regula este tipo de actividades.

Las instalaciones de autoconsumo aislado

Estas instalaciones consisten en placas solares para autoconsumo que se encuentran conectadas con el interior de una red de consumo pero que no cuentan con conexión eléctrica física con la red de transporte y distribución.

Esto obliga a almacenar la energía con baterías para garantizar el consumo eléctrico durante 24 horas. Estas instalaciones son comunes en regiones donde la red eléctrica no llega por imposibilidad o por su elevado coste: zonas rurales con baja población y alejadas de grandes núcleos urbanos.

Son también frecuentes para señalización terrestre (alumbrado, señales de tráfico, semáforos) o en aplicaciones industriales, como torres de comunicación.

El autoconsumo conectado

A diferencia de las anteriores, estas instalaciones se conectan también con una conexión eléctrica física con la red de transporte o distribución. De este modo, la acumulación o almacenamiento de energía no es imprescindible.

Las ocasiones en las que la generación de energía verde por parte de los paneles solares sea nula o muy baja, es posible recurrir a la red eléctrica. En algunos casos se utilizan también baterías para consumir mayor cantidad de energía solar que la procedente de la red eléctrica.

Los beneficios asociados a este tipo de instalaciones sí son más reconocibles por buena parte de la población: ahorro económico, amortización rápida de las instalaciones, la reducción de dependencia de centrales térmicas, nucleares o hidroeléctricas, un consumo más eficiente con menores pérdidas de transporte y procesos sencillos de instalación y mantenimiento.

Las ventajas se resumen en ahorro económico y apuesta por las energías renovables. Además, la subida del precio de la electricidad, una constante en los últimos años, y la reducción de los precios de los equipos fotovoltaicos, animan a más usuarios a instalar estos equipos.

¿Cómo afecta la nueva normativa de autoconsumo fotovoltaico?

Tras el fin del impuesto al sol comenzó a trabajarse en una nueva normativa, el Real Decreto 244/2019 por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica.

En este nuevo Real Decreto se establecen dos modalidades de autoconsumo: sin excedentes y con excedentes. El autoconsumo con excedentes es el que requiere de instalaciones para las cuales es necesario un equipo antivertido que garantice que no se vierte nada de energía a la red. Su tramitación administrativa es mínima.

Se diferencia del autoconsumo con excedentes porque, en este caso, en ciertos momentos se va a mandar energía solar a la red eléctrica. Algunos ejemplos son las viviendas o industrias sin actividad en horas centrales del día.

En este grupo se distinguen la modalidad con excedentes acogidos a compensación y la modalidad con excedentes no acogida a compensación simplificada. Una diferencia importante es la potencia eléctica de las instalaciones, menos de 100 Kw para los excedentes acogidos a compensación y más de 100 Kw para los excedentes no acogidos a compensación simplificada.

Comentar noticia

Your email address will not be published.