El Sergas registró más de 13.800 códigos ictus desde el inicio del plan en el año 2016

Con motivo del Día Mundial del Ictus, que se celebra mañana 29 de octubre, la Consellería de Sanidad recuerda la importancia de su detección precoz
Publicado por o día 29/10/2022 na sección de Galicia,Sanidad,Santiago

El Sergas registró más de 13.800 códigos ictus desde el inicio del plan en el año 2016

Desde el año 2016, en el que la Xunta de Galicia puso en marcha el Plan Gallego de atención al Ictus, el número de códigos activados ya superó la cifra de los 13.800 Asimismo, en cuanto a las fibrinolises intravenosas, se registraron más de 2.567, en el caso de las trombectomías mecánicas realizadas en este lustro, se superaron las 1.567.

Con motivo del Día Mundial del Ictus, que se celebra mañana, 29 de octubre, la consellería de Sanidad recuerda de la importancia de hacer ejercicio y mantener una dieta sano para reducir las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular, así como la necesidad de llevar un control sobre la tensión, el azúcar y el colesterol; además de evitar hábitos tóxicos, como el tabaco.

Mediante el Plan Gallego de atención al Ictus, la Xunta articuló una red de atención para toda comunidad gallega, con una gestión que funciona como un área único al ser coordinada por la Central de Atención al Ictus (CAI). En esta central, activa las 24 horas de los 365 días del año, un equipo de neurólogos expertos en manejo y diagnóstico de Ictus, ofrecen a través de la telemedicina, soporte al personal médico responsable de cualquiera de los hospitales de la red sanitaria gallega, teniendo un acceso directo la videoconferencia entre centros y pudiendo emplear la historia clínica electrónica como elemento integrador de la información.

La red asistencial gallega cuenta con tres Unidades de Ictus emplazadas en el Complejos Hospitalarios de Santiago de Compostela, A Coruña y en el Hospital Álvaro Cunqueiro. Asimismo, los hospitales de Ferrol, Lugo, Ourense, Pontevedra, Burela y POVISA, cuentan con sendos Equipos Ictus.

Detectar los tres factores: Habla, Fuerza y Cara

El Ictus es una enfermedad producida por un trastorno brusco de la circulación cerebral que altera el funcionamiento de una o varias áreas del ce rebro. Fundamentalmente existen dos tipos de ictus: el ictus isquémico -el más frecuente-, se produce por la obstrucción o taponamiento de un vaso, que impide que la sangre llegue a una o varias áreas del cerebro. La interrupción del flujo sanguíneo provoca una merma de la aportación continua de oxígeno y nutrientes que precisan las neuronas para poder desarrollar sus funciones. Si esta situación se mantiene en el tiempo, puede quedar una lesión permanente en la región afectada. El segundo tipo de ictus es el hemorrágico, que se origina por consecuencia de la ruptura de un vaso dentro del cerebro o en sus envolturas, causando una hemorragia cerebral.

El Ictus se presenta de forma brusca e inesperada; constituyendo una emergencia médica que requiere de una intervención inmediata para realizar su diagnóstico y tratamiento. Generalmente, se manifiesta con la pérdida de fuerza, visión, sensibilidad, o también con alteraciones en el habla. Los tres factores: Fuerza, Habla y Cara, esta manifestación resultan clave para reconocer un ictus y alertar del mismo el antes posible. En el habla, al no ser capaz de decir correctamente palabras simples; en la Fuerza, al no poder elevar los brazos a la misma altura más de diez segundos; y en la Cara, ante la imposibilidad de mostrar todos los dientes al sonreír.

Esta patología es el resultado de la confluencia de un determinado estilo de vida y de circunstancias personales. Los factores de riesgo más importantes son la edad (más frecuente en mayores de 60 años); los antecedentes personales o familiares de enfermedades cardiovasculares; la hipertensión arterial; las dislipemias (colesterol y otros lípidos aumentados); la diabetes mellitus; el consumo de tabaco, alcohol y drogas; y la vida sedentaria.

Cuando una persona sufre un ictus isquémico, se produce rápidamente una zona de tejido *infartado irreversible, rodeada por otra de tejido potencialmente salvable durante uno corto tiempo denominado “ventana terapéutica”. Es en este espacio de tiempo donde los servicios sanitarios deben que actuar de una manera rápida y coordinado para prevenir o minimizar el tamaño de la lesión cerebral.

Por eslabón, es importante que la ciudadanía sepa identificar que puede estar sufriendo un Ictus, y así no demorar acudir a los servicios asistenciales, ya que tal y como se recoge en el Plan: “El tiempo es cerebro”. Así, con motivo del Día Mundial del Ictus, la Consellería de Sanidad recuerda la importancia de su detección precoz

Comentar noticia

Your email address will not be published.