Galicia apoya con 3,5 millones de euros a las empresas de cultivo de productos acuícolas para compensar las pérdidas de ingresos registradas por la covid-19

El Ejecutivo gallego concedió 325 aportaciones a empresas del sector con el objetivo de que puedan hacer inversiones, recuperen actividad y vuelvan a los niveles previos a la pandemia, lo beneficiará al conjunto de la economía de Galicia
Publicado por o día 01/03/2022 na sección de A Coruña,Galicia,Mar,Sucesos,Xunta de Galicia

Galicia apoya con 3,5 millones de euros a las empresas de cultivo de productos acuícolas para compensar las pérdidas de ingresos registradas por la covid-19

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, visitó hoy las instalaciones de la empresa de producción y procesado de trucha Grupo Tres Mares, donde analizó con sus responsables a situación de la actividad acuícola en la comunidad ante el impacto de la alerta sanitaria por la covid-19. En este sentido, la titular de Mar destacó que la Xunta acaba de conceder 325 aportaciones por importe de 3,5 millones de euros a un total de 450 establecimientos de acuicultura con el objetivo de compensar las pérdidas de ingresos sufridas durante 2020 a consecuencia de la alerta sanitaria por el coronavirus.

La representante del Ejecutivo gallego recordó que estas ayudas, cofinanciadas con el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP), subvencionaron hasta el 50% de las caídas de facturación registradas entre el 1 de febrero y el 31 de diciembre de 2020 siempre y cuando estas fueran de por lo menos un 20% en relación con los ingresos medios para el mismo período en los tres años anteriores -2017, 2018 y 2019-.
La titular de Mar incidió en que estos apoyos, que en el caso del Grupo Tres Mares ascendieron a más de 160.000 euros, pretenden contribuir a que las empresas del sector puedan hacer inversiones, recuperen actividad y vuelvan a los niveles previos a la pandemia, lo que beneficiará al conjunto de la economía de Galicia.
Rosa Quintana añadió que las aportaciones forman parte del plan Avantemar diseñado por la Xunta para impulsar el sector marítimo-pesquero después de la pandemia y que supuso la puesta a disposición del sector de 77 millones de euros en 2020 y alrededor de 13 millones en 2021 en el complejo mar-industria gallego. Las ayudas para paliar las pérdidas de ingresos del sector de la acuicultura se derivaron en el tiempo hasta el año pasado con el objetivo de atender tanto los daños causados por la pandemia como los provocados por la saturación del mercado, algo que también se hizo en el caso de las empresas de transformación de productos del mar, que recibieron cerca de 6,2 millones de euros de apoyo tras la aprobación de un total de 24 ayudas.
La representante de la Xunta, que estuvo acompañada por la directora general de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica, Mercedes Rodríguez, recordó que estas aportaciones extraordinarias se añaden a las que el Ejecutivo gallego convoca de manera común todos los años para mejorar la producción, la eficiencia energética y la labor de las empresas acuícolas y a las que este año la Consellería del Mar destina más de 11 millones de euros.

Reglamento de costas

La conselleira del Mar también evaluó los retos del complejo mar-industria de Galicia y lamentó los ataques constantes del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico contra el sector marítimo-pesquero. En este sentido, recordó que tanto la propuesta de modificación del reglamento general de costas como la Ley de cambio climático aprobada el año pasado -que la Xunta va a recurrir ante el Tribunal Constitucional- atacan la línea de flotación de las empresas asentadas en el litoral y de la economía costera de Galicia.
La titular de Mar incidió en que estas normativas se añaden a otros atrancos puestos al sector como el recurso contra el plan general de explotación marisquera para el período 2021-2023 -amenazando el normal desarrollo del marisqueo-, el despropósito de no fijar cuotas de comercialización del marrajo a pesar de que hay cuotas de captura de la especie o las vueltas dadas en el asunto de las compensaciones a los mariscadores de la ría del Burgo, una responsabilidad que trató de eludir a pesar de ser consciente -como defendió la Xunta desde el principio- de que es el promotor de la obra quien debe afrontar esos pagos.
El último de esos despropósitos, lamentó la representante del Ejecutivo gallego, es la extralimitación y la invasión de competencias autonómicas en la emisión de un informe preceptivo sobre la concesión de instalación de una planta de cultivo de salmón en el puerto de Burela. En su documento el Ministerio de Transición Ecológica no hace referencia al asunto para lo cual es consultado -la viabilidad ambiental del proyecto-, pero sí incide en un ámbito de gestión estrictamente autonómico como es el uso de los terrenos, bloqueando una iniciativa que contribuiría al desarrollo económico y social de Galicia.

Comentar noticia

Your email address will not be published.