¿Has leido un libro y ya creés saber leer las cartas del tarot?

Publicado por o día 08/07/2019 na sección de Adulto

¿Has leido un libro y ya creés saber leer las cartas del tarot?

Son muchas las personas que por motivos varios deciden aprender el significado de las cartas del Tarot. Tras aprender su significado, deciden profundizar más aún e informarse con la lectura de algún libro sobre este arte. Una vez terminada esta pequeña instrucción, deciden poner en práctica las recién adquiridas habilidades montando un gabinete o una línea de teléfono para leer las cartas a quien lo demande…

Estas prácticas, están más extendidas de lo que creemos. Es habitual encontrar por la geografía española, y más aún por las emisiones televisivas a sujetos con la formación descrita anteriormente; o sea, ninguna. Cualquiera con un mínimo de conocimiento sabe, que lanzar las cartas con intenciones adivinatorias no se encuentra al alcance de todo el mundo; no solo hay que tener la técnica y conocimientos necesarios con respecto a las cartas del Tarot y sus diferentes posibilidades, también hay que ser poseedores de una intuición y sensibilidad especial, de la que no todo el mundo se encuentra dotado. 

Con la firme intención de evitar y reconocer el intrusismo predominante y dañino en el sector, hemos realizado este artículo con el que podrás sacar tus propias conclusiones a la hora de elegir tatotistasbuenos.com en los que poder confiar.

  • Lo primero: Los orígenes del Tarot

A día de hoy, los orígenes del Tarot, no se encuentran claramente definidos, si bien, las diferentes fuentes consultadas señalan a los cristianos como los precursores del arte en el que utilizaban una serie de elementos parecidos a las cartas, con las que adoctrinar a las personas del lugar.

No es hasta el siglo XV, en Italia, donde se descubre la primera baraja del Tarot propiedad del Duque de Milán y que actualmente se conserva en la biblioteca de la Universidad de Yale. Existen estudios en los siglos XVIII y XIX, protagonizados por los ocultistas Antoine Court de Gebelin, Eliphas Levi o el Doctor Gérard Encausse en los que intentan demostrar conexiones entre el Tarot y la Cábala. 

En otros casos la palabra Tarot, se relaciona con la palabra “Taro” con el nombre de alguna ciudad o río italiano. Otros expertos ocultistas de los siglos XV y XVI, señalan que la etimología de la palabra es la unión de dos términos egipcios y que en su semántica significa “camino real” o “camino hacia la sabiduría”.

En disonancia con expertos anteriores, Daniel Rodes y Encarna Sánchez, señalan que el origen del Tarot, proviene de los Cátaros medievales, debido a su filosofía en la que encaja la idea del Tarot.

Otras opiniones de distintos autores, postulan como el origen del Tarot, a los gitanos itinerantes por europa y que utilizaban como sistema adivinatorio. 

  • ¿Cómo se conforma y cómo funciona el Tarot? 

La baraja del Tarot está compuesta por 78 cartas las cuales se encuentran divididas en Arcanos mayores y Arcanos menores. El nombre de Arcano procede del latín “arcanum” que designa misterio o secreto.

Los Arcanos mayores son 22 cartas del mazo del Tarot a los que se les conoce como “triunfos” con el significado de: “por encima de todo”.

En la representación esotérica, las imágenes de cada Arcano representa una imagen arquetípica con varios significados.

Los Arcanos menores son 56 cartas que se dividen en cuatro palos. Bajas o “falsas” que se numeran del uno al diez más los “honores” o “figuras”; La Sota, la Reina, el Rey y el Caballero.

El funcionamiento del Tarot viene definido por un uso distinto por cada adivinador. Existen varios métodos para la adivinación entre los que se encuentran las “tiradas” como el más habitual, o la modalidad del “si o no”. 

La técnica de las tiradas, consiste en dar la vuelta algunas cartas tras ser barajadas; estas se reparten en un orden concreto boca abajo y a las que se les da un valor o un significado.

  • No todos los videntes son de confianza

A tener en cuenta, cuando queramos realizar alguna consulta a un vidente, deberemos desconfiar de aquellos que manifiestan en sus anuncios acertar en todas las consultas y aquellos que anuncian un 100% por 100% de aciertos. Son muy numerosos los anuncios en internet y en los distintos canales de televisión que se anuncian como buenos tarotistas sin gabinete y españolas pero, en rigor, esto es imposible; lo cierto es que este tipo de videntes, suelen ser un fraude para aquellos que confían en el arte de la adivinación por medio de las cartas del Tarot y en detrimento de los auténticos y confiables profesionales que ponen su especial sensibilidad en nuestras manos.

Como norma general, estos videntes de dudosa reputación, suelen atender a sus confiados clientes solo y con la única intención de decirles lo que esperan oír. Contentarnos con retórica condescendiente para ganar nuestra confianza. No hay nada de mágico en esto, pues la verdadera adivinación por medio de las cartas del Tarot, no entiende de complacencias; si bien es cierto que algunas cosas pueden representarnos un conflicto, también es cierto que otras, serán agradables o beneficiosas. Este esta es la premisa de un buen tarotista, leer las cartas del Tarot, transmitiendo su visión sea buena o no tan buena.