[INVESTIGACIÓN] La verdad sobre las elefantas del Gottani: muerte, maltrato y fuga

Publicado por o día 14/05/2018 na sección de PACMA,Política

[INVESTIGACIÓN] La verdad sobre las elefantas del Gottani: muerte, maltrato y fuga

El Partido Animalista ha investigado el pasado de las cinco elefantas de Joy Gartner, actual dodel Circo Gottani. A continuación presentamos información relevante, que podría cambiar el destino de estos animales.

Diana (Dana), Belinda, Pira (Yera), Thais y Baby eran las cinco elefantas propiedad del Circo Gottani hasta el pasado 2 de abril, cuando se produjo un accidente en la A-30 de Albacete
al volcar el camión en el que estaban siendo transportadas de una localidad a otra, y que provocó la muerte de Dana. La imagen de su cuerpo sin vida en el arcén de la autovía y la
de sus cuatro hermanas vagando por la carretera desorientadas, dieron la vuelta al mundo. PACMA inició en ese momento una campaña de movilización social sin precedentes,
que se mantiene diez días después, y que persigue la liberación de las cuatro elefantas supervivientes para evitar que regresen al Circo Gottani para continuar las funciones.

EL PASADO DE LAS ELEFANTAS

La vida de estos animales cuenta con un largo historial de maltrato y abuso. Estas elefantas han sido presuntamente decomisadas, drogadas y maltratadas. Su vida ha sido hasta ahora un auténtico calvario, que no ha pasado desapercibido para numerosas organizaciones animalistas, que han denunciado a Joy Gartner, el domador de las elefantas, por incumplir sistemáticamente la normativa europea de bienestar animal.

FAMILIA GARTNER

Las elefantas no llevan toda su vida en el Gottani, tal y como han afirmado los responsables del circo. Tampoco son hermanas, como han contado a los medios de comunicación.

Actualmente, los animales pertenecen a Joy Gartner, miembro de una familia de domadores, tristemente famosa en toda Europa por la crueldad de su doma a los animales.

La madre de Joy, Chiara Merini, murió en 1982 cuando fue atacada por una de sus elefantas: Sabie. En 1996 su padre Joseph murió cuando estaba golpeando a Sabie brutalmente y esta se defendió.

La familia Gartner también es propietaria del Circo Gartner, registrado como circo alemán en sus inicios. Debido a la acumulación de denuncias y condenas en Alemania y Austria, la familia Gartner registró el circo en Croacia, ya que allí la legislación sobre maltrato animal es más laxa.

Este circo es conocido en toda la Unión Europea por su crueldad con los animales. Anton Gartner, hermano de Joy, recomendaba sacar el ojo derecho a los elefantes para poder golpearles mejor por ese lado, de forma que pudieran acercarse a pegarle sin que el animal fuese capaz de verlos, y pudiera defenderse. Ante tales declaraciones, activistas rumanos intentaron documentar el trato que recibían los animales, y pudieron comprobar que el ojo derecho de uno de los elefantes de Gartner era de cristal.

Además, los integrantes del Circo Gartner son famosos por la violencia que emplean contra los activistas que van a manifestarse donde actúan.

LAS ELEFANTAS DE JOY GARTNER

Según el Registro oficial de Elefantes en cautividad (www.elephant.se), Joy Gartner ha sido dueño de once elefantas.

Cuatro de ellas (Tizi, Indra, Sabbah y Yogi) han fallecido en manos de Gartner por causas desconocidas, salvo Dana, que murió en el accidente de Albacete.

Actualmente, tiene registradas a su nombre a Belinda, Pira (Yera), Thais y Baby. En ocasiones, Gartner cambia el nombre de Thais y la anuncia como Sabina. Asociaciones animalistas afirman que Sabina mató a dos personas del circo en Suecia y Francia, por lo que el cambio de nombre a Thais podría utilizarse para que no la relacionen con esos hechos. Diana (en algunos países Dana), Belinda, Pira (Yera) y Vicky se las compró a Giovanni Althoff en 2005, cuando las elefantas estaban muy enfermas por el maltrato recibido en el Circo Althoff.

Habían sido incautadas por el gobierno alemán, y las adquirió sin papeles, esperando que no las reconocieran en Francia. Sin embargo, gracias a la colaboración de activistas animalistas, las elefantas fueron reconocidas y se llevó a cabo una campaña de presión mediática contra Joy Gartner.

Baby fue comprada al Circo Americano Faggionni (circo español). El animal tenía fama de peligroso y protagonizó dos fugas en Girona, una que provocó un accidente de tráfico en Playa d’ Aro y otra en L’Escala.

2004 PRIMERA INCAUTACIÓN

Las elefantas Diana (Dana), Belinda, Pira (Yera), Vicky y Maya pertenecían desde 1981 a Giovanni Althoff, dueño del Circo Althoff, conocido por sus múltiples condenas por violar la ley de bienestar animal. La asociación PETA acredita en un informe sobre dicho circo el tremendo daño que las elefantas sufrieron allí. Las inspecciones de Fiscalía de Viena y el Ministerio de Medio Ambiente demostraron entrenamientos extenuantes. Vivían entre heces y sobre tarimas empapadas de orina, con suciedad incrustada en sus cuerpos y heridas en las pezuñas sin tratar desde hacía años, sin suministro de agua y comida suficiente.

2005 SEGUNDA INCAUTACIÓN

La segunda incautación de las elefantas se produjo en enero de 2005. Una de ellas, Maya, estaba en condiciones tan lamentables que inmediatamente fue llevada al Zoo Heidelberg, donde los veterinarios consiguieron salvarla. Vivió allí hasta su muerte el 2006. Diana (Dana), Belinda, Pira (Yera) y Vicky no fueron incautadas, y permanecieron en el circo mientras asociaciones animalistas y autoridades preparaban su traslado a un santuario. El 26 de noviembre de 2005, un día antes de ser llevadas al santuario, las elefantas desaparecieron misteriosamente. Ante tal escándalo, las asociaciones animalistas alemanas hicieron un llamamiento a toda Europa.

Los activistas franceses de la Organización One Voice descubrieron a las elefantas en Brehemont (Francia), actuando con Joy Gartner, junto a Indra y Sabina, dos elefantas
nuevas.

Los activistas descubrieron que solo dos elefantas (Indra y Sabina) salían a la pista, y que las demás permanecían encadenadas y enfermas en una carpa. Observaron que Vicky es la que se encontraba en peor estado, y que Diana (Dana) era la que la ayudaba a comer.

Días después, Vicky también desapareció. Voluntarios de One Voice vieron que habían separado a Vicky de la manada en un estado de salud crítico, y que la habían trasladado a un tráiler con una carretilla elevadora.

One Voice alertó a las autoridades de estos hechos. Finalmente, se pudo comprobar que Gartner solo tenía en regla los papeles de Indra y Sabina; Diana (Dana), Pira (Yera) y Belinda
no tenían documentación, por lo que se pidió su incautación. Las autoridades la negaron, y obligaron a Gartner a legalizar la situación burocrática de las elefantas.
Gartner demandó a One Voice y pidió 80.000€ por daños y perjuicios. El tribunal falló a favor de los animalistas.

A finales de diciembre de 2005, activistas franceses encontraron a Vicky escondida en un camión de otro circo, el Circo Zavatta en París. Fue rescatada en enero de 2006, y su estado era crítico. Permanecía encerrada y encadenada a oscuras, sin apenas ventilación. Había sido golpeada y tenía múltiples heridas. Fue trasladada de urgencia a un zoo, donde recibió atención. Se sospecha que Gartner la escondió para que muriera allí, y nadie viera su lamentable estado.

One Voice obtuvo su custodia, y emprendió un proceso judicial contra el circo, que creó jurisprudencia en Francia. Actualmente, Vicky está en el Zoo-Parque Dansk de Polonia. Necesitó dos años para volver a confiar en las personas.

El Circo Zavatta fue condenado por crueldad y maltrato animal, pero Gartner no fue condenado. Alegó no ser dueño de Vicky (pese a estar registrada a su nombre en el registro de elefantes en cautividad) ni saber nada de su ‘traslado’ al Zavatta. Pero el escándalo hundió su prestigio, y por ello decidió actuar en países sin legislación estricta sobre animales de circo.

Tras una pequeña gira por Rumanía, donde permaneció vigilado por activistas animalistas, huyó rumbo al Magreb, y se llevó consigo a Sabina, Belinda, Pira (Yera) y Diana (Dana). De Indra no se sabe nada. En el registro de elefantes en cautividad consta como muerta por causas desconocidas.

2010 RETENCIÓN EN CASABLANCA

Tras una gira por Túnez y Marruecos, Joy Gartner decidió volver a Francia. La Comisión Europea no se lo permitió. Las elefantas habían pasado más de seis meses en el extranjero, y ya no estaban autorizadas a volver a Europa. Su cartilla sanitaria y pasaporte ya no estaban vigentes.

Un portavoz de la Comisión Europea apuntó, además, que el domador “no hizo las verificaciones necesarias antes de partir”. Por tanto, quedó retenido en Casablanca hasta finales de 2011. Durante estos meses, amenazó varias veces con sacrificar a las elefantas si no se arreglaba la situación. Gartner argumentaba no tener dinero para alimentarlas. Sin embargo, presumía que la gira por el Magreb había sido un éxito. Los activistas también defendieron la vida de las elefantas allí.

En octubre de 2011 la Comisión Europea permitió su vuelta. Llegó a Francia contratado por el Circo Zavatta. Incorporó al grupo a la elefanta Baby. Desde entonces, Diana (Dana), Belinda, Pira (Yera), Thais (Sabina) y Baby están juntas actuando por toda Europa.

Actualmente, contratadas por el Circo Gottani en España.

2012 FUGA, ATAQUES Y DROGAS

Baby, que ya tenía dos antecedentes por fugas en España, se escapó de nuevo en 2012, cuando Gartner actuaba en el Courtney Brothers Circus en Blackpool-Cork (Irlanda). El vídeo de su fuga se hizo viral. En el vídeo se muestran las imágenes de un animal asustado, que no intenta atacar, solamente busca huir mientras la golpean con un gancho.

Dos días después de la fuga, Baby atacó a un amigo de Gartner que estaba visitando a los animales. La versión del circo fue que otra elefanta, celosa de ella, la empujó y cayó sobre él. Activistas por los derechos de los animales averiguaron que el amigo de Joy Gartner era un antiguo empleado del Circo Americano Faggioni, encargado del cuidado de Baby. El animal, asustado al verle de nuevo, lo atacó.

El hombre fue ingresado con diversas lesiones en un hospital, y se solicitó a las autoridades investigaciones por la falta de seguridad del circo. Tras un reconocimiento veterinario, análisis de sangre y orina, las elefantas dieron positivo en consumo de opiáceos, morfina, varios sedantes y paracetamol.

En 2012, en Riga, uno de los hijos de Gartner fue herido por un elefante. Se cuestionó de nuevo públicamente la falta de seguridad y el control del domador. La policía inició una investigación que nunca llegó a dirimir ningún tipo de responsabilidad

2017 OTRO FALLO DE SEGURIDAD

Durante una gira del Circo Gottani por España, una de sus elefantas se escapó por Mazagón. Se sospecha que era Baby. Apareció cerca de un parque infantil comiendo de un contenedor de basuras. El circo dijo que no se había fugado hambrienta, sino que estaba bajo la vigilancia de Gartner mientras se “entretenía” rompiendo las bolsas de basura. La Asociación CACMA denunció ante la Guardia Civil la negligencia del circo y del domador, que permitieron pasear a un elefante sin control por una zona pública, poniendo en peligro tanto a las personas como a la propia elefanta.

Pese a las muestras de falta de control y seguridad con Baby, Gartner la utiliza habitualmente en los desfiles que el circo hace por las calles del pueblo que visita, siempre rodeados de niños y adultos. Incluso en la cabalgata de Reyes de Toledo, Gartner prestó a Baby para que participara en el evento.

Esta investigación fue enviada desde PACMA a NoticiasVigo.es, aquí el documento oficial, Pacma han iniciado los trámites legales para presentar una denuncia judicial por los hechos que presuntamente ocurrieron en el pasado.