Cuidados del bebé recién nacido

Por o 14/05/2018 | Sección: Bebés
Cuidados del bebé recién nacido
Compartir en:

Cuando llega a casa un bebé recién nacido comenzamos a tener muchas dudas y angustia, sobre todo si se trata del primer hijo. Ante ese escenario lo primero que debemos hacer es preparar previamente todos los artículos indispensables, como pañales, ropa, cuna y el mejor termómetro bebé, que sirva para detectar rápidamente cualquier anomalía en su salud.

Una vez que tenemos los elementos básicos resueltos toca considerar aspectos más delicados, como la alimentación, la higiene y los accesorios que necesitará el bebé en esos primeros días de vida. A continuación te damos algunas recomendaciones para que esta primera etapa de la vida de tu bebé sea muy gratificante.

Principios básicos

No debemos manipular mucho al bebé. Debe ser cargado con cuidado y seguridad, sosteniendo firmemente su cabeza y cuello.

En la medida de lo posible, el bebé no debe ser manipulado por muchas personas, ya que su sistema inmunológico no está desarrollado completamente. Hay que recordar lavar las manos constantemente, sobre todo antes de cargar al recién nacido.

Es importante que tanto la madre como el padre carguen al bebé, arrullándolo y acariciándolo suavemente para favorecer su desarrollo emocional. Tanto los padres como el bebé disfrutarán mucho esta experiencia.

Alimentación con leche materna

Alimentar al bebé con leche materna es la mejor opción por los beneficios que aporta al desarrollo del recién nacido. Se debe alimentar cada 2 o 3 horas, aproximadamente 10 minutos en cada seno.

Al retirarlo del seno se hace necesario hacerlo eructar, para eliminar todos los gases que pueda tener. Para ello hay que colocarlo en posición vertical, sujetarle la cabeza y darle suaves palmaditas en la espalda.

Otra opción es acostar al bebé boca abajo sobre el regazo y frotar suavemente la espalda, dándole palmaditas. Debería eructar en pocos minutos.

Luego de este procedimiento se coloca al bebé en el otro seno, y luego de 10 minutos se debe repetir la postura anterior para estar seguros de que no se quedó con gases, ya que esto ocasionaría molestias y hasta cólicos, que suelen ser muy molestos para el recién nacido.

Higiene del recién nacido

La limpieza del cordón umbilical es de suma importancia. Se recomienda utilizar una gasa impregnada en alcohol y limpiar a profundidad tres veces al día o cuando lo amerite, dependiendo de qué tanto contacto haya con las heces u orina del bebé.

No se debe cubrir; por el contrario, es recomendable doblar el pañal para que quede debajo del cordón umbilical, para evitar que se moje con la orina del bebé. Una vez que se desprenda el cordón umbilical, debe continuarse con la limpieza durante 3 días hasta que esté totalmente cicatrizado.

El primer baño del bebé será luego de que el cordón umbilical se haya desprendido y la herida haya cicatrizado. Debe utilizarse agua templada, poco jabón y champú; es muy recomendable usar una esponja para friccionar suavemente todo el cuerpo.

La higiene de los genitales requiere más cuidado, tanto en niñas como en niños. Se debe lavar bien y secar completamente, sobre todo en los pliegues.

Planificación de la compra de accesorios

En esta etapa de la vida de tu bebé vas a necesitar ciertos artículos que facilitarán tu labor como padre.

Por ejemplo, sería muy conveniente tener una bañera para bebés que tenga una altura adecuada para que tu espalda no sufra. La recomendación es que explores sitios web como Guías de Productos, en donde podrás investigar sobre los accesorios que sean necesarios.