Ethel Vázquez avanza que a comienzos de la próxima primavera los vecinos de Valadares y de Pereiró, en Vigo, disfrutarán de una carretera PO-330 más segura, accesible y humana, con una inversión de más de 1,8 M€

Vázquez Mourelle destaca que la actuación, en un trecho de 7 km, tiene como fin conseguir la convivencia armónica entre conductores y peatones en unas zonas muy urbanas, atendiendo a las demandas de vecinos y comerciantes del entorno
Publicado por o día 01/06/2022 na sección de Galicia,Sucesos,Vigo,Xunta de Galicia

Ethel Vázquez avanza que a comienzos de la próxima primavera los vecinos de Valadares y de Pereiró, en Vigo, disfrutarán de una carretera PO-330 más segura, accesible y humana, con una inversión de más de 1,8 M€

Vigo, 1 de junio de 2022 La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, avanzó hoy que a comienzos de la próxima primavera los vecinos de Valadares y de Pereiró, en Vigo, disfrutarán de una carretera PO-330 más segura, accesible y humana, con una inversión de 1,8 millones de euros.

Vázquez Mourelle, junto con la delegada territorial de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, supervisó el inicio de las obras de mejora de la PO-330, la carretera Vigo-Vincios, que comenzaron en la zona de Valadares.

Explicó que esta actuación a lo largo de 7 km da respuesta a las demandas de los vecinos de Valadares y de los comerciantes de Pereiró, al buscar una convivencia más armónica entre conductores y peatones en unas zonas urbanas muy concurridas.

Los trabajos comenzaron en la zona de Valadares, donde se ejecutará, primeramente, una glorieta en el alto de A Garrida para mejorar la seguridad del cruce, con un elevado tráfico de vehículos pesados, ya que da acceso a los polígonos, al mirador del Monte Alba o al viario que va a la Universidad, al Hospital y al Parque Tecnológico.

En la zona del trecho de concentración de accidentes, se creará un carril central de espera para resolver de forma segura el acceso al colegio Andersen, reforzando la señalización de los pasos de cebra.

Ethel Vázquez detalló que en estos primeros meses de junio y julio, las obras se centrarán en la eliminación del tramo de concentración de accidentes y en la construcción de la glorieta de Garrida.

Avanzó que en agosto, toda vez que no hay clases, se actuará en el entorno de los centros educativos de la zona. Así, en el Colegio Barreiro se acercará el paso de cebra a la entrada del centro y se calmará el tráfico, adecuando la señalización vertical e instalando bandas transversales de alerta para atenuar la velocidad.

En el acceso al CEIP Iglesia Valadares, se acondicionará el camino y se actuará sobre los radios de giro de entrada y salida que emplean los autobuses para incorporarse a la PO-330.

Concretó que en otoño se acometerá otra glorieta de acceso a la piscina y al pabellón; y en diciembre comenzarán  ya las obras en el entorno de Pereiró, urbanizando un trecho de 450 metros, entre la rotonda que está frente al cementerio y sirve de enlace del viario de la universidad.

En esa zona de *Pereiró, indicó que la Xunta espera que el Ayuntamiento de Vigo aproveche, finalmente, las obras para renovar los servicios municipales, de abastecimiento, saneamiento o depuración, como correspondería, para evitar tener que levantar después nuevamente la carretera para actuar en esos servicios.

La actuación de la Xunta engloba otras acciones como la señalización horizontal o elementos físicos para reforzar la seguridad en otras 3 intersecciones (en Carneiras, Carregal y O Portal) y las mejoras de accesibilidad o la reparación de aceras donde sea necesario.

La conselleira recordó que esta apuesta por la seguridad viaria en Vigo tendrá continuidad con intervenciones como la de la PO-323 en Teis, cuyas obras de la 1ª fase se prevén licitar este año, con una inversión de 1 M€; o el impulso de la movilidad sostenible en la avenida de Beiramar, para humanizar la frente portuaria de la ciudad, en colaboración con la Autoridad Portuaria.

Comentar noticia

Your email address will not be published.