La mala alimentación se encuentra entre las principales causas de muerte en nuestro mundo

Publicado por o día 25/04/2019 na sección de Alimentación,Salud

La mala alimentación se encuentra entre las principales causas de muerte en nuestro mundo

Parece exagerado, mentira incluso, pero es totalmente cierto. Hemos llegado a un nivel en el que la mala dieta, a la que nos hemos ido acostumbrando, con un bajo consumo en cereales, legumbres y frutas, junto a una elevada contaminación en los alimentos por el uso de químicos en su cultivo, el exceso de ingesta de comidas procesadas que no aportan nutrientes, que llevan demasiados azúcares, grasas saturadas, harinas refinadas…. nos pasa factura.

Llevamos un estilo de vida con una nutrición de muy baja calidad que podemos asegurar nos está matando, en estos momentos, más que el tabaco a niveles globales. Nada menos que una de cada cinco muertes que se producen en nuestro planeta tiene esta causa común.

Efectivamente, los malos hábitos alimenticios se han convertido en una de las mayores amenazas para la salud de la humanidad; las dietas desequilibradas, el desconocimiento de lo que se come, la conocida comida rápida o procesada son causantes directos de 11 millones de muertes al año.

Además de aumentar los niveles de mortandad, es también responsable de numerosas enfermedades, como las cardiovasculares, la diabetes, distintos tipos de cáncer, osteoporosis, hipercolesterolemia, gota…

La prevención de enfermedades por medio de la alimentación. El sector empresarial. Traza

En el lado opuesto, nos encontramos con un sistema educativo que ponga en valor la calidad de los alimentos como elemento principal para mantener una buena salud, una educación que se debe extender más allá de las escuelas y formar parte del ser y del sentir de la ciudadanía en cualquier parámetro de edad o condición social, así como de las empresas que conformen tejido industrial en beneficio del ciudadano, de su salud y bienestar, y no solo del económico.

En este sentido, en el de crear conciencia y contar con profesionales dedicados a proteger la salud del consumidor, es donde entran en acción empresas como Traza, dedicadas en cuerpo y alma a garantizar productos saludablemente seguros y adaptados a los deseos y exigencias del consumidor.

Con más de 14 años en el sector de la alimentación, concretamente en el área de la seguridad alimentaria y servicios técnicos afines, es este tipo de empresas, con su profesionalidad, buen hacer y dilatada experiencia, las que ofrecen la posibilidad a las empresas de alimentación de mejorar sus sistemas dedicados a la gestión de la seguridad alimentaria y, en general, a implementar medidas que logren la excelencia en cada uno de los eslabones que componen la cadena alimentaria para que el consumidor final logre la máxima satisfacción y calidad.

Como hemos visto al principio de este artículo, la seguridad alimentaria debe jugar un papel esencial en las sociedades modernas. Empresas como Traza, que está certificada según los más estrictos estándares Internacionales para la Consultoría y Auditoría de Sistemas de Calidad, como Laboratorio de Análisis de Alimentos y Aguas, para estudios nutricionales, medioambiente, Sistemas de Seguridad Alimentaria, prevención de legionella y salud pública, son la mejor alternativa para que cualquier proyecto empresarial relacionado con este sector se asegure la mejor gestión posible.

La alimentación en la sociedad moderna

Queremos dejar claro que una alimentación sana y natural está considerada como uno de los pilares fundamentales para la prevención de todo tipo de enfermedades. Es uno de los elementos más influyentes para evitar que una enfermedad se convierta en crónica, además de ser, como ya hemos comentado, determinante para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y para conseguir tener una mayor capacidad para resistir los procesos infecciosos agudos.

Por extraño que nos pueda parecer, hemos construido una sociedad sobrealimentada, pero, paradójicamente, con unos niveles muy bajos de nutrición. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) define esta situación global como “La doble carga de la malnutrición”, refiriéndose al perjuicio que recibe el organismo tanto por el exceso de calorías de los azúcares y de otros nutrientes, como sodios o grasas, como por otra parte por la falta de vitaminas o minerales que se consideran esenciales para el buen funcionamiento del metabolismo.

Es por esto por lo que las autoridades sanitarias pueden asegurar que la alimentación que recibe hoy día la mayor parte de la población tiene poca validez nutricional y una elevada densidad calórica, por lo que no tiene un verdadero aporte o una calidad nutricional óptima con el que poder mantener un estado de salud perdurable durante nuestras vidas.

Si a esto le añadimos el poco cuidado que reciben los alimentos durante su cadena productiva, nos encontramos ante una situación de grave riesgo de salud mundial, sobre todo para las sociedades que dependen demasiado de estas cadenas de fabricación de productos alimenticios, como son las sociedades occidentales.

Afortunadamente, empresas como Traza ejercen una labor de control, ayuda y apoyo a las empresas para que todas aquellas que se dedican al sector de la alimentación puedan implementar los mejores métodos de gestión, tanto en la producción primaria como en las industrias alimentarias y sus distribuidores, en el canal Horeca, es decir, en hoteles, empresas de catering, restaurantes… como en el resto de operadores alimentarios.

Comentar noticia

Your email address will not be published.